Tebi F (29)

Siendo de un pueblo del interior de la provincia de Buenos Aires, me mudé a capital convencido que podría vivir mi sexualidad más libremente, a pesar de que mi entorno cercano de familia y amigos ya lo sabían. Pero buscaba algo que no sé que era, pero que tenía ganas de vivirlo. Quizás lograr mayor independencia, más salidas, otro tipo de amistades, de amor.
Viviendo en capital ya tenía varios buenos amigos, incondicionales, pero había un punto importante en mi vida que lo vivía bastante en soledad: la religión.
Y ahí apareció Centu. Un amigo de un amigo me comentó en una previa de estos encuentros mensuales sin darme muchos detalles, sólo comentando que si bien no era un grupo de religión, había varios q compartían la religión católica.
Y así empecé a ir a varios encuentros y copándome con planes que se organizaban.
Para mí El Centurión significa un espacio de acompañamiento, aprendizaje, un lugar donde
encontré gente que piensa como yo y otras no tanto, pero es eso mismo lo me hace ver otras perspectivas de las cosas.
En el grupo hice amigos, que hacen que ya no viva la religión en soledad y que estaban en la misma situación que yo, así como gente con la que podés compartir una charla, un mate. Y El Centurión se trata de eso, de fomentar éste acompañamiento recíproco.